You are using an outdated browser

In order to deliver the greatest experience to our visitors we use cutting edge web development techniques that require a modern browser. To view this page please use Google Chrome, Mozilla Firefox or Internet Explorer 11 or greater

-

Hermann Rupf, ante la obra de Léger Hojas verdes (Les feuilles vertes), 1927.
Fotografía: © Kurt Blum / Fotostiftung Schweiz.

La exposición

11 de Noviembre, 2016 – 23 de Abril, 2017

Hermann y Margrit Rupf fueron los primeros coleccionistas suizos que centraron su labor en el arte abstracto y contemporáneo, dejándose guiar por su criterio personal. En 1954 nació la Fundación Rupf, dedicada a la conservación, consolidación y expansión de estos fondos, que se depositaron en el Kunstmuseum Bern a principios de la década de 1960. Con el fin de garantizar que en el futuro se siguieran realizando adquisiciones, Hermann y Margrit Rupf cedieron también el resto de su patrimonio a la Fundación, que se ocupa del arte contemporáneo más reciente teniendo siempre en cuenta el núcleo que conforma la magnífica Colección atesorada por el matrimonio.

Esta exposición reúne un total de 70 piezas de la Colección Rupf, entre las que se hallan obras de artistas clave de la historia del arte de la primera mitad del siglo XX, como Pablo Picasso, Georges Braque, Juan Gris, Fernand Léger, Paul Klee o Vasily Kandinsky, que dialogan con creaciones de artistas contemporáneos cuya producción abarca desde la segunda mitad del siglo XX hasta la actualidad. 


Sala 305

Esta sala reúne algunas de las primeras pinturas que Hermann Rupf adquirió, entre 1907 y 1908, en la galería parisina de su amigo Daniel-Henry Kahnweiler. Ambos habían estudiado en el Commerz- und Disconto-Bank de Frankfurt. Posteriormente, entre 1902 y 1904, Kahnweiler continuó su formación en París como pasante de un corredor de bolsa, mientras Rupf comenzó a trabajar en la empresa Jacques Meyer Fils & Cie (actualmente, Galeries Lafayette). A los dos les unió desde el principio el interés por la literatura y la música; asistían a funciones teatrales y conciertos, y pasaban mucho tiempo en el Louvre y en las exposiciones de los diversos salones, fascinados tanto por el arte clásico como por el moderno. Tras una nueva estancia en el extranjero, en esta ocasión en Londres, Rupf regresó a su Berna natal en 1905, se incorporó al negocio de mercería y pasamanería de su cuñado Ruedi Hossmann, con quien se asoció en 1908 —“Hossmann & Rupf”— y, en 1910, se casó con Margrit Wirz. 

Rupf se guio por su propio criterio a la hora de adquirir las obras de su Colección, si bien su amigo Kahnweiler, como marchante de arte, desempeñó un papel fundamental en la configuración de estos fondos. A través de su galería, Rupf adquirió importantes conjuntos de obras de Fernand Léger, de Juan Gris y, posteriormente, de André Masson. Como atestiguan las cerca de 800 cartas que se conservan, Rupf y Kahnweiler mantuvieron una estrecha amistad a lo largo de toda su vida. 

Durante los viajes que Rupf realizaba a París para ampliar el surtido de su comercio con accesorios de moda, aprovechaba para reunirse con Kahnweiler en su galería y en ocasiones le acompañaba a visitar a los artistas. Ya en 1907, Rupf comenzó a adquirir obras de Pablo Picasso y Georges Braque, y de artistas fauvistas como Othon Friesz o André Derain. Hasta el estallido de la Primera Guerra Mundial, su Colección fue ampliándose y llegó a constituir un selecto conjunto de casi treinta piezas, en su mayoría cubistas. 

La instalación de Florian Slotawa Pedestales de Berna (2010), dispuesta en esta sala, merece una mención especial. El artista estudió detenidamente la Colección y su historia, y eligió cuatro esculturas —de Hans Arp, Max Fueter, Henri Laurens y Ewald Mataré— para crear una nueva obra. Slotawa ideó un pedestal, configurado con muebles que originalmente formaron parte del hogar del matrimonio Rupf, para cada una de las cuatro piezas representativas de su Colección. 

Sala 306

En los años posteriores al final de la Primera Guerra Mundial, Hermann y Margrit Rupf pudieron continuar ampliando su Colección. A comienzos de la década de 1920, incorporaron las últimas obras de Georges Braque, André Derain, Juan Gris, Henri Laurens, Fernand Léger, Paul Klee y Louis Moillet. Al igual que en la época anterior a la contienda, durante este período tampoco existe apenas diferencia entre la fecha de creación de las obras y el momento en que el matrimonio las adquirió. 

Kahnweiler no lograría mantener vinculados a su galería a todos los artistas con los que colaboraba antes de la guerra. Sin embargo, no tardó en relacionarse con nuevos autores, como Paul Klee, cuya representación en el extranjero asumió en 1933 gracias a la mediación de Rupf. 

En esta sala se puede observar la evolución artística de Gris desde 1913 hasta 1925 y confrontar su producción con la obra de Picasso de 1913 Violín colgado en la pared (El violín). Asimismo, la distribución de las piezas permite establecer asociaciones con otros artistas, como Fernand Léger, de quien se muestra Contrastes de formas, también de 1913, o Henri Laurens, cuyas obras presentes en la exposición ilustran una parte de la evolución de su obra escultórica en la que, tras sus comienzos cubistas, pasó a trabajar con formas voluminosas y se centró en la figura femenina. 

Por su parte, en este viaje que nos lleva a lo largo del arte del siglo XX, la escultura abstracta de aluminio Sin título, n.º 85–065 (1985), montada en la pared, forma parte de una serie de obras modulares de vivos colores realizadas por Donald Judd entre 1983 y 1990. Todos los módulos tienen la misma altura, profundidad y anchura, y en ellos el artista trató expresamente de evitar combinaciones de colores que resultaran “armoniosas” o “disonantes”.

Sala 307

Hermann y Margrit Rupf mantuvieron una gran amistad con el matrimonio formado por Paul y Lily Klee, y a partir de 1913 adquirieron obras del artista suizo regularmente. Tras la clausura de la Bauhaus de Dessau, donde impartía sus enseñanzas, Klee, considerado por los nazis como “pintor degenerado”, volvió a establecerse en Berna. 

Los Rupf fueron también mecenas de otros muchos artistas, así como de científicos y músicos que vivían en Berna. Hermann Rupf fue un activo crítico de arte y desempeñó un papel relevante en el desarrollo del gusto del público por el arte contemporáneo. Entre 1909 y 1931 escribió críticas para el semanario socialdemócrata Berner Tagwacht que se dirigían contra la política cultural conservadora de la época y reclamaban una mayor comprensión del arte contemporáneo. 

Gracias a su relación con Klee, principios de la década de 1930 el matrimonio Rupf también entró en contacto con Vasily Kandinsky y su esposa, Nina. En los años siguientes se fraguó entre ambos matrimonios una estrecha amistad, que Nina Kandinsky siguió cultivando tras la muerte de su esposo, acaecida en 1944. No sin dificultad llegaron las dieciséis obras de Kandinsky —seis están presentes en esta exposición— a la Colección Rupf. Solamente una de ellas, Tensión tranquila (Tensión leve), adquirida el mismo año de su ejecución, 1935, fue comprada en vida del artista. Sus creaciones reunidas en esta muestra datan del período comprendido entre 1916 y 1940, que abarca la producción de Kandinsky desde su regreso temporal a Rusia hasta su obra más tardía, realizada en París. 

Las piezas de artistas como Hans Arp, Meret Oppenheim, Lucio Fontana o el grupo Zero, entre otros, cierran y completan la exposición. La selección de esta sala subraya el hecho de que la Colección Rupf nunca fue concebida como un ente cerrado, sino que se planteó como un conjunto que debía seguir evolucionando en el tiempo, manteniendo una continuidad con los fondos originales, tal y como pone de manifiesto la innegable preferencia mostrada desde sus inicios por la tradición del arte constructivista y conceptual.

Uso de cookies

En esta página, utilizamos cookies para aportarte una mejor experiencia de navegación y un servicio más personalizado. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.
Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando nuestra política de cookies